La noche era perfecta. La luna llena iluminaba las aguas del océano. Una brisa cálida apenas se dejaba sentir. El mar calmo. El agua aún sostenía sus 19º. Y los Autoconvocados volvieron a reunirse para otro cruce del Cabo Corrientes.

Un grupo que crece lunes a lunes, sigue juntando adeptos y vuelve a invitar a la aventura y la amistad.

 

[pe2-gallery album=»http://picasaweb.google.com/data/feed/base/user/101638239983297343847/albumid/6101183542201163729?alt=rss&hl=en_US&kind=photo» ]

RicardoINICIONOTICIASNUESTRA CIUDADNUESTRO CLUBLa noche era perfecta. La luna llena iluminaba las aguas del océano. Una brisa cálida apenas se dejaba sentir. El mar calmo. El agua aún sostenía sus 19º. Y los Autoconvocados volvieron a reunirse para otro cruce del Cabo Corrientes. Un grupo que crece lunes a lunes, sigue juntando adeptos...C.A.S.E.