Noche de calor, arriba y abajo del agua. Una agradable temperatura acuática de 22 grados, mucha visibilidad… condimentos inconfundibles para un buceo nocturno. Y la verdad, era para no perdérselo.

El punto fue el Hipódromo, donde nos esperaban millones de noctilucas iluminando cada movimiento nuestro. Tenóforos que se encendían de verde con cada contacto. Cangrejos en multitud de tamaños, formas y colores. Antenitas resguardados entre las piedras. Un par de estrellas (figurita difícil últimamente por el puerto), poca undaria. Nudibranquios exhibiendo sus branquias amarillas fluorescente. Y todo en una noche de verano en donde el calor nunca se fue.

Un buceo antológico. Como los que suele hacer el CASE.

Fotos: https://goo.gl/photos/i8ewDG94hHDLwTEG9

RicardoINFORMACION DE BUCEONoche de calor, arriba y abajo del agua. Una agradable temperatura acuática de 22 grados, mucha visibilidad... condimentos inconfundibles para un buceo nocturno. Y la verdad, era para no perdérselo. El punto fue el Hipódromo, donde nos esperaban millones de noctilucas iluminando cada movimiento nuestro. Tenóforos que se encendían de...C.A.S.E.