Domingo de visitas en la Escollera Norte. Y no sólo por nuestros amigos buzos de Necochea que vinieron a encontrarse con un agua clara y un mar lleno de vida, sino por algunos visitantes invernales que se acercan a jugar.

Esta vez, un pingüino quiso ver qué buscábamos bajo el agua dentro del puerto. Qué más puede pedirse para un domingo en Mar del Plata!

RicardoINFORMACION DE BUCEODomingo de visitas en la Escollera Norte. Y no sólo por nuestros amigos buzos de Necochea que vinieron a encontrarse con un agua clara y un mar lleno de vida, sino por algunos visitantes invernales que se acercan a jugar. Esta vez, un pingüino quiso ver qué buscábamos bajo el...