La noche era perfecta. La luna llena iluminaba las aguas del océano. Una brisa cálida apenas se dejaba sentir. El mar calmo. El agua aún sostenía sus 19º. Y los Autoconvocados volvieron a reunirse para otro cruce del Cabo Corrientes.

Un grupo que crece lunes a lunes, sigue juntando adeptos y vuelve a invitar a la aventura y la amistad.

 

_DSC0038.JPG _DSC0041.JPG _DSC0042.JPG _DSC0043.JPG _DSC0045.JPG _DSC0047.JPG _DSC0048.JPG _DSC0049.JPG _DSC0050.JPG _DSC0051.JPG _DSC0053.JPG _DSC0054.JPG _DSC0055.JPG _DSC0056.JPG _DSC0057.JPG _DSC0058.JPG _DSC0060.JPG _DSC0062.JPG _DSC0064.JPG _DSC0065.JPG _DSC0066.JPG _DSC0067.JPG _DSC0068.JPG _DSC0069.JPG _DSC0070.JPG _DSC0071.JPG _DSC0072.JPG _DSC0074.JPG _DSC0075.JPG _DSC0076.JPG _DSC0077.JPG _DSC0078.JPG _DSC0079.JPG _DSC0080.JPG _DSC0081.JPG _DSC0082.JPG _DSC0083.JPG
RicardoINICIONOTICIASNUESTRA CIUDADNUESTRO CLUBLa noche era perfecta. La luna llena iluminaba las aguas del océano. Una brisa cálida apenas se dejaba sentir. El mar calmo. El agua aún sostenía sus 19º. Y los Autoconvocados volvieron a reunirse para otro cruce del Cabo Corrientes. Un grupo que crece lunes a lunes, sigue juntando adeptos...C.A.S.E.