El mar no estaba tan tranquilo como el domingo anterior, pero nos dejó llegar al punto. Y si bien la visibilidad de 3 a 4 metros no es la usual en el Banco de Afuera, pudimos converger en el veril y compartir un rato con mucha vida bajo el agua. Meros, turquitos, castañetas, sargos; todos se acercaban a nosotros tan curiosos como nosotros lo estábamos con ellos.

El final fue impecable: bajo el sol radiante de Mar del Plata y un calor que anunciaba playa a la tarde, nos visitaron unos veinte delfines que no sólo quisieron estar cerca de nuestra embarcación (todavía quieta) sino que hasta veían curiosos a los que estaban en el agua. Un contacto inesperado y hermoso con estos seres tan especiales.

El primer buceo embarcado del año 2015 fue muy bueno. Pero seguramente, el próximo será mejor…

_DSC0001.JPG_DSC0002.JPG_DSC0003.JPG_DSC0004.JPG_DSC0005.JPG_DSC0006.JPG_DSC0007.JPG_DSC0009.JPG_DSC0010.JPG_DSC0012.JPG_DSC0014.JPG_DSC0015.JPG_DSC0016.JPG_DSC0017.JPG_DSC0018.JPG_DSC0019.JPG_DSC0020.JPG_DSC0021.JPG_DSC0022.JPG_DSC0023.JPG_DSC0024.JPG_DSC0026.JPG_DSC0027.JPG_DSC0028.JPG_DSC0029.JPG_DSC0030.JPG_DSC0033.JPG_DSC0035.JPG

 

RicardoINFORMACION DE BUCEOINICIONOTICIASEl mar no estaba tan tranquilo como el domingo anterior, pero nos dejó llegar al punto. Y si bien la visibilidad de 3 a 4 metros no es la usual en el Banco de Afuera, pudimos converger en el veril y compartir un rato con mucha vida bajo el...C.A.S.E.