Uno de los flamantes timoneles y otro, no tan flamante, aprovecharon el viernes feriado para navegar en un mar casi de aceite. Y su aventura tuvo una hermosa recompensa: ORCAS! Nuevamente nos visitan, esta vez en Cabo Corrientes, en su derrotero quien sabe hacia qué destinos. Nuestro mar no deja de regalarnos sorpresas

orcas

 

RicardoINFORMACION DE BUCEONUESTRA CIUDADUno de los flamantes timoneles y otro, no tan flamante, aprovecharon el viernes feriado para navegar en un mar casi de aceite. Y su aventura tuvo una hermosa recompensa: ORCAS! Nuevamente nos visitan, esta vez en Cabo Corrientes, en su derrotero quien sabe hacia qué destinos. Nuestro mar no...C.A.S.E.