La noche iba a ser especial, todos lo sabíamos. En particular, Silvana y Ana (y su mamá, por supuesto) habían pasado todo el día preparando los deliciosos golubtsy que ibamos a cenar. Y después del tradicional brindis con vodka (que no podía faltar en esta ocasión) nos dedicamos a degustar lo que nos habían regalado con tanto amor. Y cómo los degustamos! La fila de repetidores se renovó hasta casi vaciar la olla.

Por otro lado, Carlos cumplía años, y por supuesto, trajo torta para festejar la ocasión. Tras varios que los cumplas feliz y el apagado infaltable de la velita representativa, volvimos a brindar en su honor, por una vuelta más alrededor del sol.

Recibimos amigos de otros pagos, tan apasionados como nosotros por el buceo. Los muchachos de Azul Profundo también se sumaron entonces a este momento, con promesa de volver a encontrarnos pròximamente.

Y el broche de oro: la copa por el partido amistoso de football entre jóvenes y viejos buzos que se disputó el día anterior. Cargada más, cargada menos, y fomentando la revancha para poder resarcir algún orgullo herido, sumamos un nuevo motivo de festejo para este viernes.

Y estamos recién en enero! Este 2015 nos encuentra con muchos motivos para decir Nasdrovia!

IMG-20150123-WA0008.jpgIMG-20150123-WA0009.jpgIMG-20150123-WA0010.jpgIMG-20150123-WA0011.jpgIMG-20150123-WA0014.jpgIMG-20150123-WA0015.jpgIMG-20150123-WA0017.jpg20150123_224939.jpg20150123_224947.jpg20150123_224957.jpg20150123_224959.jpg20150123_225000.jpg20150123_225006.jpg20150123_225008.jpg20150123_225010.jpg20150123_225017.jpg20150123_225021.jpg20150123_225022.jpg20150123_225750.jpg20150124_000541.jpg20150124_000554.jpg20150124_000556.jpg20150123_221539.jpg20150123_221543.jpg20150123_221609.jpgIMG-20150124-WA0000.jpg20150124_000900.jpgIMG-20150124-WA0002.jpg20150124_012219.jpg20150124_012222.jpg20150124_012225.jpg
RicardoNUESTRO CLUBLa noche iba a ser especial, todos lo sabíamos. En particular, Silvana y Ana (y su mamá, por supuesto) habían pasado todo el día preparando los deliciosos golubtsy que ibamos a cenar. Y después del tradicional brindis con vodka (que no podía faltar en esta ocasión) nos dedicamos a degustar lo...C.A.S.E.