Empezamos el 2015 sin restricciones: los pollos al disco de Ismael fueron realmente algo memorable. Y la charla se extendió largo, hasta las 5 de la mañana, entre quienes nos resistimos a dejar de disfrutar esta primera cena de nuestro querido CASE. Primera de muchas que van a repetirse y saborearse en este año que recién comienza, con el sabor especial que trae el cenar con amigos.

RicardoNOTICIASNUESTRO CLUBEmpezamos el 2015 sin restricciones: los pollos al disco de Ismael fueron realmente algo memorable. Y la charla se extendió largo, hasta las 5 de la mañana, entre quienes nos resistimos a dejar de disfrutar esta primera cena de nuestro querido CASE. Primera de muchas que van a repetirse...C.A.S.E.