Domingo de sol, mucho sol. Cielo despejado y un mar con olas altas pero no tanto para que la navegación no pueda hacerse. Agua muy clara, desde muy cerca del Puerto. Ya nos habían dicho que el día anterior la visibilidad había sido óptima, y esperábamos volver a encontrar esas condiciones.

Algunos se dieron cita, nuevamente, en la Escollera, para una nueva inmersión dentro del Puerto. Otros, salimos embarcados en busca de nuevas aventuras. Y decidimos que el Cristo Rey podía ser, en definitiva, un buen destino.

El primer barco del Parque Submarino del CASE a veces es esquivo. No en vano pasaron casi treinta y cinco años de su hundimiento: el casco de madera fue poco a poco perdiéndose y cediendo lugar al mar y su vida. El lecho de arena que lo rodea no es amigo de los fondeos y encontrar el punto no siempre es sencillo.

Pero este domingo el Cristo Rey nos esperaba ansioso, después de mucho tiempo sin visitas. En un día de sol y agua clara, nuestro hermoso barco volvió a ser motivo de nuestra alegría. Redescubriendo su vida, su nueva función de refugio para tantos seres que antes no hubieran encontrado consuelo en la arena descubierta.

Meros, brótolas, congrios. Cangrejos, erizos, estrellas. Anémonas, miles, tiñendo de blanco las partes altas como florcitas en una pradera. Restos de obras de manos humanas siendo hogar de otra vida.

El Cristo Rey nos regaló un hermoso día de buceo. Una nueva experiencia bajo el agua. Pero sobre todo, la sensación inolvidable e imborrable de ser testigos privilegiados de la acción de la naturaleza. De la vida imponiéndose a todo. Triunfando en los restos de nuestro primer barco del Parque Submarino del CASE.

https://goo.gl/photos/4SrasWSCVTxnrb2x6

[peg-gallery album=»http://picasaweb.google.com/data/feed/api/user/101638239983297343847/albumid/6254218953398205969?alt=rss&kind=photo» tags=»Featured» ]

RicardoINFORMACION DE BUCEONUESTRA CIUDADNUESTRO CLUBDomingo de sol, mucho sol. Cielo despejado y un mar con olas altas pero no tanto para que la navegación no pueda hacerse. Agua muy clara, desde muy cerca del Puerto. Ya nos habían dicho que el día anterior la visibilidad había sido óptima, y esperábamos volver a encontrar...C.A.S.E.