Con un aire frío y un mar cálido, nos encontró la noche de este lunes nuevamente en el Cabo. El cruce fue un placer: la calma del mar solo se interrumpìa por las noctilucas y los tenóforos que se encendían con cada contacto. Y por supuesto, las hamburguesas en la playa remataron una noche hermosa de luna y amigos.

10906502_10204836095278309_3250033687004483758_n.jpg10308096_10204836095838323_664842969249368096_n.jpg10427999_10204836096078329_2309624027598591401_n.jpg10929003_10204836096518340_4452695212607536795_n.jpg10923305_10204836093558266_2427911036183878781_n.jpg10897753_10205664263952399_4972305621376862872_n.jpg10929216_10205664260712318_2161951528673093463_n.jpg10734059_10205664261792345_2778186873060256746_n.jpg10931066_10205664263552389_8235560676451925296_n.jpg10906184_10205664262232356_5277879191423688696_n.jpg10917335_10205895561291689_6168210596941393666_n.jpg

 

RicardoINICIONOTICIASNUESTRA CIUDADNUESTRO CLUBCon un aire frío y un mar cálido, nos encontró la noche de este lunes nuevamente en el Cabo. El cruce fue un placer: la calma del mar solo se interrumpìa por las noctilucas y los tenóforos que se encendían con cada contacto. Y por supuesto, las hamburguesas en...C.A.S.E.