Para desmentir el conocido dicho de “segundas partes nunca fueron buenas”, no podemos más que afirmar que en este caso, la segunda vez fue incluso mejor que la primera. Pedro volvió a lucirse con sus dotes en la cocina, y nos regaló dos perniles de cerdo que eran para chuparse los dedos. Para repetir varias veces (como hicimos) y disfrutar entre amigos otra vez. Un placer con todas las letras!

RicardoNUESTRO CLUB  Para desmentir el conocido dicho de 'segundas partes nunca fueron buenas', no podemos más que afirmar que en este caso, la segunda vez fue incluso mejor que la primera. Pedro volvió a lucirse con sus dotes en la cocina, y nos regaló dos perniles de cerdo que eran para...C.A.S.E.